TENER MEMORIA ¿DE PEZ?

Todos hemos dicho alguna vez “tienes una memoria de pez”, refiriendonos a alguien que es incapaz de recordar que comió este mediodía, donde dejó las llaves o de reproducir una conversación mantenida minutos antes. Lo comparamos con la memoria de esos animales, los peces. Parecen tan inofensivos, tan tontos, caen ennuestras cañas uno detrás de otro, se enrredan en nuestras redes y los ves nadando por tu pecera sin rumbo fijo como si eso les divertiera. Pero, ¿y si tener memoria de pez fuera un halago? ¿y si resultase que los peces son capaces de memorizar, de aprender? ¿y si no fueran tan tontos como aparentan? Pues parece ser, según recientes estudios, que los peces no tienen tanta “memoria de pez”.

Algunos investigadores como Lynne Sneddon han realizado experimentos con peces para ver si la afirmación “tener memoria de pez” era correcta o no. Para comprobarlo, sometieron a  truchas arcoiris a una serie de pruebas. Colocaron a una trucha en un laberinto, y mediante una luz roja le iban indicando el camino correcto para llegar a la salida. Después de repetir este proceso X veces, dejaron de iluminar todo el camino con la luz roja. Ahora, la luz iba parpadeando cada X tiempo, mostrándole el mismo camino. Una vez repetido este proceso una serie de veces, se colocó al pez en el laberinto sin ningún factor indicador del recorrido correcto, y , sorprendentemente, la trucha fue capaz de resolver el laberinto sola. Pero no fue este el único descubrimiento. También descubrieron que cada pez tiene una personalidad distinta según su aprendizaje, memorización de las experiencias vividas o el grado de asimilación. Así, se comprobó, que una trucha que salía victoriosa en varios enfrentamientos con otras truchas, se volvía más arrogante y temerosa que otras que solían salir perdedoras, las cuales se volvían más precavidas y temerosas, lo que demuestra que las truchas son capaces de memorizar experiencias y aprender de ellas.

Obviamente no podemos generalizar que todos los peces memorizan de igual manera, ni siquiera podemos estar seguros de que todos los peces tengan la capacidad de memorizar,  sólo se ha experimentado con una parte de la infinidad de especies que existen. Aún queda un largo camino por recorrer y muchas incógnitas por resolver.